¿Cómo cambiar hábitos de comer emocional?

max-nelson-536248-unsplash.jpg

El uso de alimentos para mejorar tus sentimientos es lo que cae bajo el territorio del comer emocional - por ejemplo, recurrir a una pinta de helado, una pizza grande, o alguna otra indulgencia de alimentos después de un día difícil. El comer emocional es algo que todos enfrentamos en algún momento u otro, por lo que es momento de deshacerse de la culpa y averiguar lo que está subyacente.

No te equivoques en pensar que el complacerte de vez en cuando significa que hay una cuestión más profunda - este es un comportamiento normal. Por otro lado, el uso de alimentos para sofocar sentimientos de infelicidad o para llenar un vacío es donde radica el problema. Si lo haces, puede causar una sensación de alivio momentáneo, pero siempre trae más emociones negativas que positivas. La culpa y la vergüenza nos envían en un espiral hacia abajo, lo que puede causar a continuación, una alimentación más emocional.

Si esto te ha estado sucediendo a menudo, es el momento de profundizar un poco más y ver lo que está pasando debajo de la superficie y encontrar nuevas herramientas para vencer el hábito. 

Vamos a tocar en algunas formas de crear nuevos patrones sin culpa ...

1. Siente tus emociones
El permanecer con sus sentimientos, no importa lo incómodo que sea, es esencial para luchar contra el comer emocional. Está bien sentir sus sentimientos, aceptándolos en lugar de tomar la decisión de evitarlos. Cuanto antes se reconoce esos sentimientos, más pronto desaparecerán. Escribe sobre ellos en un diario y libera esos sentimientos. Hablar con un amigo o ser querido también suele ayudar a liberar estas emociones. Reserva tus sabrosas golosinas para algún día específicamente elegido, no cuando tus emociones te están impulsando hacia ellos.
 
2. Saborea el momento
Busca los momentos en tu vida en los que hay ligereza y felicidad. Las nubes en el cielo, la forma en que el sol se siente sobre tu cara, un relajante baño de burbujas ... todas estas son cosas para saborear. Haz esto mismo con tu comida y come mas conscientemente. Disfruta de esa rebanada de pizza vegetariana pero toma cada bocado con la consideración de comer honestamente para saborear el momento y nutrirte en vez de extinguir sentimientos.
 
3. No comas a menos de que tengas hambre
Asegúrate de que tienes hambre antes de comer. Si no estás seguro, toma un vaso de agua en primer lugar. Espera 10 minutos después de beber, y si todavía sientes hambre, ahora es el momento perfecto para llegar a un bocado para comer. Ejercer la alimentación saludable 80% del tiempo y cuando te complazcas de manera consciente y moderada, tendrá menos impacto. El equilibrio lo es todo.
 
4. Conocer los factores desencadenantes
Llevar un diario te ayudará a ver lo que desencadenantes te dirigieron a comer de una forma emocional.  Al identificar la causa de lo que hace que vayas derechito a la nevera, podrás detener estos desencadenantes en sus pistas.
 
5. Mantén un control de lo sano
Si mantienes tu nevera con alimentos nutritivos deliciosos la tentación a comer descontroladamente no estará allí. Palitos de zanahoria con humus es un bocadillo que satisface y tiene poco o ningún esfuerzo de preparar. Al tomar decisiones más saludables a tu alrededor, es más fácil de controlar su alimentación emocional.

 

 

xoxo-

Suzy Crispin